imagen de perfil

Mi cuenta

Acceder a mi cuenta

Soy nuevo

¿Nuevo en la comunidad? registrate para acceder a nuestro contenido exclusivo y poder ganar premios.

Registrarse

EL BLOG DE EVENTOS

Todo aquello que tenga que ver con el amplio mundo de los eventos, donde ir, donde hay que estar, que ver, que comer, que comprar, como montar un acto o evento tanto para empresa como particulares, etc.



Guía urgente de Lisboa

Si usted viene a Lisboa este fin de semana y no ha estado nunca, sepa que llega a uno de los esquinazos más hermosos de Europa donde, entre otras cosas, podrá comer bien, pasear, divertirse por la noche, comprar antigüedades baratas, llorar de pena en una tasca, contemplar atardeceres apabullantes, entenderse con la gente y, además, ver un partido de fútbol de resultado incierto.

Si le gustan los desayunos fuertes y no anda peleado con las calorías, pida en cualquier cafetería para desayunar una torrada. El café, en toda Lisboa, es simplemente un lujo: aromático, concentrado, exquisito y barato. Tómelo solo. Se dice bica. Los entendidos aseguran que solo en Italia se encuentra un café comparable. Para comer hay restaurantes elegantes, como el Tágide (Largo da Académia Nacional de Belas Artes 18); famosos, como el Bica do Sapato, regentado por John Malkovich (avenida Infante Dom Henrique); suculentos, como el Farta Brutos, favorito de José Saramago (Travessa da Espera, 20) o gastronómicos, como A tasca de Esquina (Rua Domingos Sequeira). Pero casi en cada callecita de la ciudad encontrará casas de comidas amables y a buen precio y en casi todas sabrán hacer muy bien el bacalao y las sardinas. Un menú normal en estos bares viene a costar entre ocho y diez euros.

Usted es amigo de caminar. Bien. Ha llegado a la ciudad ideal por su belleza y sus miradores. Aunque ojo con las cuestas: hay calles empinadas con mala leche capaces de lesionar a alguien con los gemelos de Cristiano Ronaldo. Piérdase por el laberinto ascendente de calles del barrio de la Alfama en dirección al Castillo de San Jorge. O por el laberinto ascendente del barrio de Graça. O por el laberinto ascendente de las calles que suben hacia el barrio de Lapa. También puede bajar, pero estamos hablando de deportes de riesgo, ¿no?

Por cierto: cerca de Lapa, se encuentra el Parque de Estrela: pequeño, coqueto, decadente, precioso. Ideal para tomarse una cerveza al sol viendo los patos pelearse al lado de árboles extraños, centenarios y enormes. Un poco más arriba, fuera ya de la órbita turística, está la Praça das Amoreiras, cuadrada, silenciosa y apartada. El lugar idóneo para desayunar (la torrada) el domingo por la mañana, ya silencioso, triste y algo rencoroso, si su equipo ha perdido. También sirve si su equipo ha ganado y quiere disfrutar golosamente en silencio del dulce sabor de la victoria sobre el hermano. Cerca se asienta el Jardín Botánico, al lado del Largo do Rato, y es un extraño parque ausente y poco visitado, enclavado en una montaña parecida a un precipicio. Para quien odia las cuestas, existe otra ruta: desde la hermosa plaza del Terreiro do Paço, abierta al estuario del Tajo, en dirección a la Torre de Belem, siempre a la orilla del río. Verá casas abandonadas, ambiente portuario, restaurantes modernos, corredores mañaneros, el rojo puente del 25 de Abril y la parte de Lisboa en la que se parece mucho a San Francisco.

Y si odia caminar, pues vaya en tranvía: el número 28 hilvana casi por todos los sitios mencionados y otros muchos de interés. Cuesta casi tres euros del ala, pero disfrutará de la sensación de circular en una reliquia. Nadie sabe quién fotografía más: si los turistas que se suben a él y acribillan las calles a su paso o los turistas que van andando y acribillan al tranvía cuando lo ven traquetear al lado.

Para ir de compras elija la Baixa y la cuadrícula de calles que la componen si busca recuerdos de visitante. La Avenida da Libertade es ideal si prefiere la moda y el lujo (dicen que los millonarios angoleños se llevan de aquí rolex de oro a docenas). La rua São Bento sirve si le gustan las antigüedades y la Feria de Ladra (los sábados por la mañana) si le atraen los mercados callejeros en los que uno encuentra lo que no quiso nunca. En los alrededores de la Praça do Principe Real se concentran las tiendas más chic y modernas de la ciudad. También hay centros comerciales: el de Colombo, en la estación de metro Colégio Militar/Luz es uno de los más grandes de Europa.

El Bairro Alto, el Bairro, a secas, según dicen los lisboetas, es el lugar apropiado para salir de noche si uno no quiere complicarse mucho la vida. Sus viejas calles están repletas de bares, tascas, baretos y locales. Mucha animación callejera. Cerca se encuentra la Rua da Bica, una calle peatonal con un desnivel de pesadilla. Conviene pensárselo dos veces si uno va en sentido descendente y luego, de madrugada, y con el gin-tonic en el resuello, tiene que subir de regreso. Si le gustan los ambientes más apartados e inusuales, pruebe en el extraño y alucinante centro cultural (okupa) de la fábrica do Braço de Prata (Rua Fábrica de Material de Guerra, 1), en la otra esquina de la ciudad. Ahí tendrá que ir en taxi. Los taxis son baratos y los taxistas, por lo general, amables y honestos, aunque algunos tienen tendencia a tomar las curvas a la velocidad de Fernando Alonso cuando Fernando Alonso ganaba.

Esta es una lista, particular, arbitraria e imperfecta. Hay otras muchas. Lisboa se encargará de elaborar la de usted a poco que le deje.

Restaurantes, tascas y bares

Belcanto (Largo de São Carlos, 10. Teléfono: + 351 213 42 06 07). Cocina de inspiración local, de hechuras contemporáneas, que el gran cocinero José Avillez (dos estrellas Michelin) resuelve con técnicas modernas. Varios menús. Buena bodega y gran servicio. Entre 50 y 90 euros por persona

Taberna da Rua Das Flores (Rua das Flores, 103. Lisboa. Teléfono: +351 213 47 94 18). No admiten reservas y siempre está lleno. André Magalhaes elabora una cocina viajera de múltiples influencias. Recetas locales y cosmopolitas de fondo casero. Salazones. Alrededor de 25 euros

Tasca da Esquina (Rua Domingos Sequeira, 41 C. Campo de Ourique. Teléfono: +351 210 99 39 39). “Sentimos el alma de Portugal”, afirma su patrón, el conocido chef Vítor Sobral. Cocina de base tradicional portuguesa, moderadamente creativa, en un ambiente desenfadado. Platos de bacalao, setas y cerdo. Menús con diferente número de tapas.

ATira-te ao Rio (Rua do Ginjal, 69. Almada. Teléfono: +351 212 75 13 80). Merendero en la margen izquierda del Tajo. Ideal para cenar al aire libre. Arroces, calderetas y platos del día. Alrededor de 20 euros por persona

Das Flores (Rua das Flores, 76-78. Lisboa. Teléfono: +351 213 42 88 28). Casa de comidas que se llena a diario con parroquianos asiduos. Entre sus especialidades: el bacalao, las albóndigas, los escalopes y las huevas. Raciones abundantes, sencillo y barato. Alrededor de 20 euros por persona

Casa de Pasto (Rua São Paulo, 20, 1º. Cais do Sodré. Teléfono: +351 213 47 13 97). Se inspira en las tradicionales casas de comidas de finales del XIX, a pesar de que se inauguró en 2013. Recetas tradicionales del chef Diogo Noronha con productos de temporada y técnicas modernas. 35 o 45 euros.

By the Wine da José María Fonseca (Rua das Flores, 41-43. Teléfono: +351 213 42 03 19). Local a la última. Primera tienda insignia de la bodega portuguesa José María Fonseca. Ideal para compartir raciones y tapas con vinos por copas. Jamones ibéricos de Guijuelo (Carrasco), pan del Algarve, quesos y dulces portugueses.

Cantinho do Avillez (Rua dos Duques de Bragança, 7. Teléfono: +351 211 99 23 69). Uno de los locales dirigidos por José Avillez. Cocina portuguesa tradicional de influencias cosmopolitas, resuelta con criterios actuales. Entre 40 y 50.

Mercado da Ribeira (Avenida 24 de Julio). Informal y siempre muy concurrido. Decenas de puestos con especialidades portuguesas e internacionales que se compran y degustan en mesas contiguas. Desde hamburguesas y sushi hasta recetas portuguesas. A su lado, tiendas de conservas y otros productos.

Quiosco de la Esplanada do Adamastor (Junto a la Rua de Santa Catarina). Ideal para desayunar con vistas espléndidas del Tajo. Café, tostadas y bolos.

A Brasileira (Rua Garrett, 120). En pleno Chiado, evoca una parte de la historia de la ciudad. Aconsejable degustar un café en su terraza junto a la escultura de Fernando Pessoa.

Tiendas para comprar y degustar

Queijaria Cheese Shop (Rua das Flores, 44. Teléfono: +351 213 46 04 74). Quesos portugueses y extranjeros para comprar y degustar. Y también patés, mermeladas y vinos.

Conserveira De Lisboa (Rua dos Bacalhoeiros, 34. Teléfono: +351 218 87 10 58). Comercio antiguo fundado en 1930, de ambiente vintage, con estanterías de madera y una gran selección de conservas.

Sol y Pesca (Rua Nova do Carvalho, 44. Teléfono: +351 213 46 72 03). Conservas portuguesas para llevar o degustar con cerveza en la propia tienda.

Bacalhoria Silva (Rua Dom Antão de Almada, 1. Teléfono: +351 213 42 49 05). Bacalao curado, estilo portugués, procedente de Islandia.

Landeau Chocolate (Rua das Flores, 70. Teléfono: +351 911 81 08 01). Cibercafé, recoleto y elegante, con una tarta de chocolate increíblemente buena, entre las mejores del mundo. Ración: 3,50 euros.

Pastelaria Suiça (Plaza Dom Pedro IV, 96. Teléfono: +351 213 21 40 90). Tradicional centro de tertulias fundado en 1922, con una amplia terraza. Tres especialidades: el pastel de nata, el bolo-rei y el cruasán, que aseguran haber introducido en Lisboa.

Confeitaria Nacional (Praça da Figueira, 18. Teléfono: +351 213 24 30 00). Fundada en 1829, una de las pastelerías más antiguas de Europa. Dos plantas con bastantes mesas. Bollería, pasteles de nata, chocolates y bolo-rei, su especialidad emblemática.