imagen de perfil

Mi cuenta

Acceder a mi cuenta

Soy nuevo

¿Nuevo en la comunidad? registrate para acceder a nuestro contenido exclusivo y poder ganar premios.

Registrarse



Cómo limpiar el coche con productos caseros

Ya que dicen que hay que cuidar el aspecto para dar una buena imagen, también podemos trasladar esta filosofía a nuestro vehículo. Al menos a la parte exterior. Y para que todo resulte más sencillo y barato, vamos a limpiar el coche tan solo con cosas que podemos comprar en el supermercado de la esquina. Nada de productos sofisticados y especializados en cada pieza del coche.

1. Espuma limpiahornos.

Basta aplicar una buena dosis de espuma limpiahornos en nuestras llantas y esperar un rato, tal y como harías para limpiar el horno, para que queden relucientes. Es capaz de quitar todo tipo de grasa, así como las manchas que deja el polvillo de las pastillas de freno.

2. Lavavajillas.

Cualquier lavavajillas líquido es bueno para dejar la carrocería brillante, incluso si lo prefieres con olor a limón. Si además lo usamos con un compresor (tipo hidrolimpiadora) y con una boquilla de aplicación de espuma, el resultado será sorprendente. Simplemente cubre bien de espuma todo el coche y déjalo actuar; después aclara con agua y listo.

3. líquido limpiacristales

Con un poquito de lavavajillas que te sobre y mucha agua, puedes hacer tu propio líquido limpiacristales para el depósito.

4. Pasta de dientes.

Las aplicaciones de la pasta de dientes para limpiar el coche son variadas. Hay quien la usa sobre todo para limpiar los y dejarlos como nuevos, puliendo la pasta con un cepillo de dientes y mucha paciencia. Parece raro, pero funciona.

5. Quitar manchas muy difíciles

Por otra parte, la pasta de dientes sirve también para quitar manchas muy difíciles en los plásticos del coche o incluso en el cuero del volante o la tapicería. Prueba primero en una zona pequeña por si acaso no le va bien del todo a la tintura del cuero.

6. Bicarbonato y jabón lagarto.

La sal que se echa a las carreteras en invierno perjudica al coche, tanto estéticamente (creando una costra de mugre) como deteriorando en parte la chapa. Lo que mejor quita esta sal es mezclar una taza de bicarbonato sódico con 4 litros de agua caliente y un poco de jabón neutro.

7. Champú para el pelo.

Nos sirve para dejar lustroso nuestro vehículo, aunque si es champú infantil casi mejor porque es más suave. Lo lógico es no usar mucho producto ya que, en exceso, podría dañar la pintura. La mezcla ideal es una cucharadita por cada 3,5 o 4 litros de agua.

8. Vinagre de vino blanco

El vinagre puro es un buen aliado para dejar relucientes las llantas del coche, ya que el ácido despega muy bien la grasa.

Pero no es lo único que hace: rebajado al 10% con agua y con ayuda de papel de periódico es un buen limpiacristales.

También sirve para limpiar plásticos o incluso recovecos complicados, ya que penetra bastante bien. Para esto último habrá que usar un trozo de algodón sumergido en medio vaso de agua y 2 cucharadas soperas de vinagre blanco.

Para rizar el rizo con el vinagre, puedes mezclar en un atomizador una parte de líquido lavavajillas, otra de vinagre blanco y otra de agua con gas: así obtendrás un líquido de gran fuerza para limpiar el coche a fondo.

9. Betún.

Podemos recuperar el color negro de un paragolpes de plástico desgastado por la lluvia y el sol únicamente con betún. Para ello podemos usar una esponja de limpiar zapatos y aplicar en pasadas largas un par de capas. Veremos cómo el color negro vuelve a estar vivo. En el vídeo de abajo está la prueba.

10. Amoniaco.

El amoniaco mezclado con agua es una de las mejores formas de limpiar el coche que existen. Incluso a veces con que el paño esté húmedo y apliquemos unas gotas de amoniaco será suficiente para limpiar, por ejemplo, el parabrisas, los espejos y las lunas del coche.

Es muy bueno también para detalles metálicos como cromados o dorados. Es preferible no mezclarlo con ningún otro producto (sobre todo con lejía), ya que podría ser peligroso por su toxicidad.

El amoniaco también es bueno para limpiar el coche y quitar sustancias pegajosas de la carrocería, tales como chicles, alquitrán o la resina de los árboles.